¿Qué te dice el texto a ti? Dejar que texto resuene en tu interior, rumiar, permitir que cale en ti, que te empape, te llene, te remueva, te renueve, te interpele, te inquiete, te llame a la acción, al cambio, a la evolución… La Palabra viene a tu vida tal como te encuentras, acude a tu realidad, a tus necesidades y aspiraciones más profundas e íntimas. Viene a iluminar tu realidad, a impulsar y propiciar tus sueños, a darle sentido a tus proyectos, a mostrarte los planes de Dios contigo y para ti.