La Comunidad de Canónigas Premonstratenses del Monasterio de Santa Sofía, en Toro (Zamora), existe desde 1162. Pertenece a la Orden Premonstratense, fundada por San Norberto en 1121 en el valle de Prémontré (Francia), para vivir como la primera comunidad de Jerusalén, poniéndolo todo en común. Su carisma es la comunión. El próximo año 2021 la Orden celebra 900 años de su fundación. Esta simpática monjita es el logotipo de esta comunidad, el corazón y los brazos abiertos signican la acogida, que junto con la adoración Eucarística diaria son algunas de sus características. La Madre Priora transmite una profunda unión con Dios. La lectio divina es para ellas importantísima. Comenzó diciendo que: “Lo que tiene que producir la lectio en el corazón es amor y deseo que esa Palabra se haga vida en nosotros”.

Las hermanas alternan la lectura espiritual y la lectio divina, para alimentar sus vidas de trabajo y oración. Al pedirle que dijera alguna distinción de los dos tipos de lectura, resaltó, que la lectio es un encuentro con la Palabra y presencia de Jesús en medio de nosotros. Y, la lectura espiritual es más formativa y de estudio. Era como si hablar de lo divino de la lectio encendiera la luz de la conversación. Destacaba que lo mejor de todo es su presencia: “Que el Señor está con nosotras, dándonos su compañía durante la lectura serena, el silencio meditativo y el eco personal de la Palabra que pone en común cada hermana…”.

Se reúne la comunidad cada viernes por la tarde en torno al texto del Evangelio del domingo. La Madre Priora, destaca, que un gran peligro de la lectio es el palabrerío y que los comentarios subjetivos ahoguen la luz de la Palabra que ilumina el corazón. Dice con gozo, cuánto consuela y edica estar abiertos a la escucha del Señor y en obediencia a su Palabra. Hay que cuidar mucho el ambiente de silencio, evitando ruidos y distracciones. Indica que es el Espíritu Santo el Maestro que va haciendo y enseñando. Procuran no dedicar mucho más de media hora, ya que han comprobado que es así más fructífera.

Tienen encuentros de chicas ¡Ven y verás! Son un encuentro personal con el Señor, las hermanas, otras chicas y consigo mismas. Las hermanas comparten su forma de vida. A las jóvenes les gusta mucho la lectio divina. Hay algunas que inician con ellas sus primeros pasos en la lectio divina del Evangelio y esto les queda dentro para sus vidas. Saben bien que la lectio se
aprende practicando en la escuela del Espíritu Santo y que lo bueno es que
te enseñen a empezar, como ocurre con los primeros pasos de los niños.

La conversación con esta hermana, que lleva muchos años de encuentros con el Señor por los caminos de la lectio divina, es una delicia. Cuenta lo que vive con sencillez de corazón. Da alegría escucharla. Dice: “Es el Señor quien atrae, dándonos a gustar lo sabroso que es compartir su Palabra que da vida. Para ella, la lectio es vivencia real del amor que Dios nos tiene y nos manifiesta está en la Escritura”.

En esta comunidad siguen desde hace muchos años “Según tu Palabra”. Dicen que les encanta y que es un regalo muy grande compartir con más Amigos de la lectio divina estas experiencias importantes en sus vidas.

Equipo Editorial Semillas

De Según Tu Palabra nº 127