Queridos Hermanos:

Me llamo José Miguel, soy de Málaga, aunque cumplo condena en el C.P. de Monterroso ((ugo). Comencé a orar en la Palabra hace unos cuatro años y se lo debo a la hermana Sor Marialuz. Siempre he creído en Dios, pero nunca había conocido la Biblia y lo que Jesús hizo por todos nosotros.

Para mí Jesús es como un amigo con el que me desahogo y le cuento las cosas buenas y las miserias de mi vida. Yo quisiera seguir el camino de Dios y orar cada día, aunque hay días que es muy duro; sé por experiencia que lo bueno es no dejarlo porque después de la oración siempre me siento mucho mejor. Es Dios quien hace que me sienta libre interiormente. Me gustaría recibir cartas de personas que viven dando importancia a la oración. Hasta pronto, os saluda vuestro hermano. José Miguel A. -C.P. Monterroso (Lugo)

De Según Tu Palabra nº 127