FUERZA INTERIOR: “Desde que sigo la lectio del Evangelio de cada día creo rmemente en la gimnasia del alma. Para mí la lectio tiene sus pasos, sus tiempos, su ritmo. Me ha ido costando muchos sufrimientos dejar atrás rezos, hábitos religiosos, palabrerío, orar idealismos y cumplimientos
y salir de la primacía de la inteligencia racional. A partir de una crisis familiar empecé a crecer hacia adentro y a comprenderme de otra forma. La lectio llegó en un momento muy especial. Ahora, miro para detrás y me sale dar muchas gracias a Dios. Trabajo en una empresa que gestiona varios centros de educación infantil. Los niños me enseñan mucho. Son mi vida. Yo en la lectio encuentro fuerza interior. Es algo así como un complejo vitamínico que el Señor sabe bien que necesito cada día y que refuerzan los sacramentos y los hermanos de una pequeña comunidad seglar en la que vivo desde hace años. Gracias por decirme que llevo diez años recibiendo Según tu Palabra. Me encanta. Fue decisiva en los primeros años. Ahora sigo los pasos más “a mi manera”, según las cosas de la vida me van enseñando. No dejéis de hacerla”.

Eva Mª F

De Según Tu Palabra nº 125