Disponerse

Prepararse para la oración. Desconectar para conectar, detenerse para caminar. Hacer un tiempo de silencio. Callarse por fuera y por dentro. Tomar distancia de las preocupaciones y ocupaciones de la jornada. Estar presente. Ser consciente de dónde se está y cómo se está. Concederse un tiempo de tranquilidad para estar con uno mismo y a la escucha del Señor.Seguir leyendo