Vida Monástica

«La lectio divina no es una lectura cualquiera de la Biblia, sino que es una lectura que debe conducir a la oración y a la contemplación. Es la búsqueda sapiencial de la verdad. Para llegar a ser consanguíneos, casi, por la participación en el amor. Gregorio Magno, uno de los grandes maestros de la lectio divina, decía: “La Escritura crece con aquel que la lee” (Scripturacum legente crescit).» «Un textoSeguir leyendo