La Palabra es para tu VIDA, para tu día a día, para tus planes a largo, medio y corto plazo, pero la Palabra de hoy es sobre todo para hoy. Lleva a tu día la Palabra, a tus ambientes, a tu familia, atus compañías, a tus soledades, a tus relaciones interpersonales… Es ahí donde la Palabra se hace carne, se hace actitud de servicio, disponibilidad y disposición. Es donde se hace misión, opción por el otro, comprensión, acogida y misericordia. ¡VIDA!